LOS 12 SIGNOS DEL DESPERTAR

sábado, 7 de agosto de 2010

El Camino del Sanador II



La trampa del deseo

Ahora quisiera llevarlos a la última trampa en el camino de ser un sanador/ayudante que quiero discutir con ustedes.

En filosofía y psicología, hay una distinción tradicional entre la cabeza, el corazón y el deseo. He mencionado una trampa en el área de la cabeza, y una en el área del corazón, y quisiera finalizar con la trampa del deseo.

El deseo puede ser localizado en el plexo solar, un centro de energía cerca del estómago. Este centro dirige la habilidad de actuar, la manifestación de su energía interior en el plano físico, terrenal.

Cuando el deseo está conectado a su intuición, la parte calma de ustedes que trasciende la dualidad, todo fluye sin esfuerzo.

El deseo entonces llega a ser la extensión de Cristo en ustedes. Ustedes pueden reconocer esto por el hecho de que sienten alegría en las cosas que hacen. Que su corazón se abre con las cosas que hacen.

Pero con frecuencia, ustedes no están bien sintonizados con el flujo. Hay una parte de ustedes, que yo llamo su deseo personal, que no siempre quiere oír la voz del silencio. Desde su deseo personal ustedes querrán realizar cosas de un modo diferente, a menudo más rápidamente que el flujo natural. Ustedes pueden reconocer esto cuando hay una inquietud dentro de ustedes.

Cuando ustedes están separándose del flujo natural de su energía, con frecuencia son distraídos por el juicio exterior. Esto puede ser muy ruidoso y tiene un gran impacto y les hace sentir ‘tengo que hacer esto’, ‘tengo que hacerlo ahora’.

Lo que caracteriza a este uso forzado del deseo es la presión a hacer algo. Emerge una tensión interna que viene simplemente de no querer liberar y confiar en su ser superior. Confíen en la calma fuerza de conocimiento en ustedes que está fuera del tiempo y del espacio.

Usar el deseo personal excesivamente también puede jugar una parte al ayudar a otros. En esencia, esta trampa está fuertemente conectada a la impaciencia que puede vivir en el corazón. Aquí también hay una tendencia a querer dar demasiado a la vez y a querer ir más rápido que lo apropiado.
En el área del corazón, esto era provocado por una tristeza implícita, un profundo anhelo por más armonía en el mundo. Pero en el área del deseo, esta impaciencia y deseo excesivo de ‘hacer’ viene del deseo por el poder personal.

Por favor no tomen el poder personal en el ‘mal’ sentido de la palabra, por ejemplo, querer oprimir o dominar a los demás. Esa etapa hace mucho que ha sido pasada por todos ustedes. Ustedes tienen un profundo sentido del valor de la vida. El episodio del abuso del poder a expensas de otros ha formado parte de su historia.

Aún hay una parte dentro de ustedes que quiere tener poder, en el sentido de querer influenciar la realidad. Ustedes no confían lo suficiente en el flujo natural, en el ritmo natural de la vida. Este ritmo frecuentemente es más lento de lo que ustedes esperarían desde su deseo personal.

La razón para esta lentitud es que todo proceso de creación interior comienza en el nivel de la conciencia y tiene que recorrer un largo camino para llegar a expresarse en su densa realidad material. Todo lo que ustedes crean, la inspiración que ustedes quieren volver físicamente real, tiene que ir a través de una serie de pasos. Pueden ver el proceso de creación como un descenso a través de los chakras, a lo largo de la tierra. Cada paso de este camino les pide a ustedes, los creadores, confiar y sintonizar con el conocimiento silencioso interior, que está siempre ahí y trasciende el tiempo y el espacio.

Cuando ustedes pierden contacto con este punto de silencio, este conocimiento interior, su deseo personal comienza a actuar. Esto crea más inquietud y más desvíos de lo que realmente es necesario.

Este ‘error’ también juega una parte al ayudar a los demás.

Todos ustedes tienen un impulso interior, del modo que sea, a traer Luz a esta realidad. Podría ser que tengan su propia clientela o que asistan a otros profesionalmente en su trabajo. O podría ser que ustedes solo ejerciten esto en su entorno personal. Esto no hace diferencia.

Lo que es importante es que ustedes encuentran satisfacción siendo un sanador y trabajador de la luz, que esta energía sanadora dentro de ustedes puede fluir hacia fuera y que ustedes se sienten creativos e inspirados por ella. Para que esto suceda es necesario liberarse de su deseo personal y confiar en aquello que sale de ustedes por sí mismo.

A menudo es difícil para ustedes sólo confiar, porque alcanzar sus metas frecuentemente lleva más tiempo de lo que ustedes piensan. ¡Pero tomen el ‘tiempo mientras tanto’ para disfrutarse! Rodéense de todo lo que les guste, de todo lo que necesiten y después de algo más. Atrévanse a permitirse algunos lujos, en todo concepto.

Sepan que todo el trabajo interior que ustedes realizan mientras tanto, eleva la ‘frecuencia de la solución’ en su campo de energía. Eso atrae a su camino a las personas que pueden ser ayudadas por ustedes.

Liberar es amor

Superar las trampas descriptas anteriormente siempre se logra con formas de liberación.

Dejar de pensar demasiado, dejar de identificarse demasiado emocionalmente, liberar el uso excesivo del deseo.

Pero si ustedes realmente, en confianza, liberan, ayudar a las personas (o a cualquier otra forma de vida) llegará a ser una gran fuente de alegría para ustedes. Como trabajadores de la luz experimentarán profundas satisfacciones y autorrealización.

Siendo un sanador, comienza a florecer en ustedes algo de la conciencia de unidad, que todos ustedes anhelan desde hace mucho. Su conciencia se hallará entrelazada con la profunda unidad que existe entre todos los seres vivos, entre Todo Lo Que Es. Este enlace consciente con la ‘fabrica’ del Espíritu los hará felices sólo en el verdadero sentido de la palabra. Ustedes trascenderán la dualidad y entraran a un reino diferente de conciencia, uno que está basado en la unidad y en el amor.

Es su sueño más profundo y su satisfacción más profunda hacer de la conciencia de unidad una realidad viva en la tierra, traerla hacia abajo al plano material. Esta es una hermosa inspiración, y por lo tanto, debido a esta meta brillante, yo les pido que sean conscientes en su energía de las tres trampas de las que hoy hemos estado hablando. Estas trampas crean inquietud y negatividad en su percepción de la realidad. Les pedimos que sean conscientes de ellas y que las liberen, porque su Ser no-dual, el Cristo en todos ustedes, no quiere otra cosa más que manifestarse en la tierra, justo aquí justo ahora.

Preguntas y respuestas


¿Cómo hace uno para tratar con la impaciencia?

En la impaciencia siempre hay un elemento de cólera. Cólera por esta realidad, porque es como es.
En cuanto reconoces la energía de la impaciencia como una forma de cólera, estás ahí a medio camino. Porque tú con frecuencia piensas que la impaciencia es muy virtuosa. Que tú solamente quieres que las cosas estén mejor, y que por consiguiente sea respetable ‘empujar’ la realidad.
Pero esencialmente, tu impaciencia es una forma de cólera y en la cólera en realidad siempre hay incomprensión. No ser capaz de aceptar las cosas como son siempre puede hallarse que sea una consecuencia de no comprender por qué las cosas son como son.

El primer paso para tratar con la impaciencia es realmente reconocer el núcleo de cólera, sentirlo.
Entonces puedes preguntarte: ¿por qué estoy enfadado?

Frecuentemente, en esta cólera hay un miedo implícito de “que nunca más estará bien”. En tu impaciencia tú dices: “es ahora o nunca”. En el deseo de conseguirlo más rápidamente, siempre hay escondido un temor a que no suceda en otras circunstancias.
Este miedo se hará patente cuando tú te liberes de la cólera.

Existe una pieza de vacío, de soledad en ti con la cual te estás confrontando cuando te liberas de la cólera. Hay una especie de ‘agujero negro’. A eso es a lo que le tienes miedo.

“Estoy enfadado con algo fuera de mí porque tengo miedo a algo dentro de mí”.
Este es el por qué de la cólera.

Cuando tú te liberas de la cólera, tienes que vivir con restricciones, con la imperfección de las cosas. La imperfección de como es esto. Aquí puedes encontrarte con tu propia soledad, o una sensación de vacío y falta de sentido.

Esto puede parecer muy amenazador, pero si tú realmente lo aceptas, sin luchar más, puede aparecer en juego una energía completamente diferente. Es la energía del amor.

El amor es: vivir con la imperfección. Amar al otro con todas sus fallas, amar la realidad que te rodea con toda su imperfección.

Todos ustedes encuentran la invitación del amor en su camino.

El amor a menudo es tan diferente de lo que ustedes piensan que es.

El amor también significa: ser capaz de dejar a los otros a su suerte, porque ustedes saben que el proceso interior de crecimiento conoce su propia dinámica, su propio ritmo.

Esto es lo que realmente significa respetar a alguien. Dejar que él o ella vayan ‘con amor’.

Desde la perspectiva del amor, pueden incluso observar belleza en la dificultad por la que algún otro está pasando. Esta belleza puede ser percibida cuando ustedes realmente comprenden y respetan que todos estos pasos tienen que ser tomados, y que el alma los ha asumido para realmente vivir a través de esas dificultades, partes difíciles. A veces una y otra y otra vez.

¿Pueden observar a un ser querido cercano o lejano, revolcándose en la infelicidad, y pueden ser un espectador pasivo y mantener la fe en esa alma? Eso es amor. ¿Pueden ustedes quedarse sintiendo la naturaleza divina en el ser de esa persona, aun cuando él mata, roba, y estafa? Eso es amor.

La irritación e infelicidad que ustedes regularmente sienten con las cosas que no están resueltas, no es amor. Es una reacción comprensible, pero eso no es amor.

¿Cómo hacer para tratar con la impaciencia? Permítanse sentir su tristeza causada por lo que no está completo. En cuanto a la solución que no está a la vista, debido a la imperfección. Permítanse sentirse triste por eso.

Tú nos hablas de que el motivo de la impaciencia, de esa cólera, es la soledad. Tú incluso hablas de un agujero negro. ¿Cuál es la raíz de esto?

Dentro de todos ustedes existe ese agujero negro, del cual se echan atrás cuando ustedes se entregan a la impaciencia y a la cólera. Es un hoyo negro, un lugar vacío donde todo se desmorona, es decir donde ustedes no se sienten conectados, sino solos y sin sentido.
La soledad, el abandono es un gran tema para todos ustedes y es debido al miedo a esto que ustedes a veces también están preocupados por el bienestar de otro o por el bienestar del mundo.

La raíz de esta soledad o desolación ha sido parcialmente tratada la última vez – en la canalización “El dolor del nacimiento cósmico” (ver el sitio web). A la larga, su dolor está basado en la separación original del hogar, de la conciencia original, de Dios. Pero no iré más lejos en esto – ha sido discutido en aquel texto.

En ti (al hacer esta pregunta) hay un particular miedo a estar en tu propia fuerza. Tan pronto como tú te liberes de la gran preocupación por los demás, y de la impaciencia que juega una parte en ti (especialmente con respecto a aquellos con los que sientes mucha empatía) tú sientes ese agujero negro. Pero al mismo tiempo, yace en eso una invitación a realmente ir y estar en tu propia fuerza, y a encontrar una gran satisfacción, la tuya. Hay en ti un recuerdo de una asociación entre dolor y estar parado sobre tu propio poder. Esa es la raíz del problema para ti. Le temes a tu propia fuerza. Encontrar tu propio poder nuevamente es la clave para liberar la cólera y admitir la felicidad y la creatividad en tu vida.


En el mundo médico hay mucho conocimiento, mundial, que podría ser útil a muchas personas, pero que no se pone en práctica debido a cuestiones de poder. Por ejemplo la plata y el oro coloidal, recursos simples pero muy poderosos. Todo gira alrededor del poder. Esto me pone muy triste y enojado. ¿Cómo puedo resolver esto?

Tú eres un ángel, agitando sus puños hacia el cielo. Porque tú estás tan enojado por todo lo que ves.

La luz del cielo brilla sobre todo y cada uno aquí en la tierra. Pero todo y cada uno tiene libre albedrío, y está involucrado en un proceso de desarrollo de la conciencia, que hace posible que haya un tremendo e injusto sufrimiento, frente a tus ojos.

El eslabón que necesitas en tu conciencia para llegar a una básica aceptación de esto, es una verdadera comprensión del libre albedrío.

El libre albedrío es algo asombroso. Supone que ustedes tienen la habilidad de llegar a estar completamente separados de Dios, del Hogar, de la fuente original. A raíz de esta separación hay un profundo deseo de descubrir, de investigar, de crear. En la base de la oscuridad más profunda está la creatividad más profunda.

Querer investigar todo, incluyendo la profundidad más profunda, viene de un impulso creativo –divino-.

Cada alma individual tiene el derecho de nacimiento a investigar todo. Y en cada alma también está la motivación para conocer todos los extremos. No sólo desde la mente, sino especialmente desde la experiencia, desde el cuerpo físico. Porque ¿de qué otra forma pueden ustedes experimentar algo tan profundamente si no es siendo materia, si no es experimentándola físicamente mientras su conciencia está velada y ustedes no tienen conocimiento de sus orígenes?

Es un motivo que está presente en cada alma, un motivo al cual ustedes necesitan respetar.

Mírense a ustedes mismos y sientan por lo que ustedes han pasado y lo que han experimentado con eso. Vean cuántos desvíos han tenido en la mente, en el corazón y en el deseo. Y vean cuánta sabiduría y belleza, que antes no estaba ahí, ha venido finalmente a existir en sus almas al tomar esos desvíos.
Porque ese viaje completo a través de los extremos de la dualidad no es por nada. Ha conducido a una creación interior que es tan rica que ustedes aún no han podido desentrañar lo que han logrado en este largo viaje.

Pueden ver a todo este proceso en el cual están la tierra y la humanidad, como un gran experimento de creatividad. Y el motivo detrás de este experimento es la alegría de la creación, la alegría de la experiencia.

Cuanto más se hunden en el plano material, más difícil es contactar esa alegría y creación. Sentir eso al fin y al cabo, es la fuente de todo, de todo lo que ustedes experimentan en su realidad, del dolor y de la negatividad también. Al fin y al cabo, la alegría de la creación es la base de todo.

¿Cómo pueden ustedes sentir eso? ¿Cómo pueden ustedes hacer contacto con esto?

Miren hacia arriba, no hacia abajo. Sientan la energía cósmica que es su hogar, y sientan que todas las cosas tienen significado, incluso en las horas más oscuras.

¿Pueden ustedes imaginar que todo lo que vive en la tierra crea su propia realidad? ¿Qué todos los seres concientes han utilizado su libre albedrío para atraer hacia ellos una cierta realidad?

Si ustedes pueden realmente sentir que el libre albedrío es efectivo en todas las realidades, que es la propia creatividad de alguien lo que atrae hacia él lo que sucede, entonces ustedes comprenden que no hay una fuerza externa que tenga poder sobre alguien. No existe poder fuera de ustedes que pueda impedirles ser quienes son, entrar en contacto nuevamente con el núcleo divino. No hay fuerza externa, en esencia, no hay víctimas. Hay siempre libertad de elección.

Incluso los ‘impotentes’ tienen libertad de elección. Aquí también el tema es ser capaz de tener respeto por esas elecciones, sin importar cuán doloroso pueda ser.

Sin importar cuan inhumano podrá parecerles, quiero invitarlos a que disfruten la vida. A mimarse terriblemente. A darse todo lo que necesiten. Aquellas instituciones de poder médico y todos los problemas que están asociados con ellos, no son su responsabilidad.

Ustedes tienen algo hermoso para compartir con esta realidad, pero eso no reside en su energía luchadora, está en quienes ustedes son. En la pureza de su ser.


¿Entonces, Jeshua, lo correcto es solo ser y no hacer? ¿Qué sucede con las personas en África, no deberíamos hacer algo por ellos?

La Compasión, la compasión real que está verdaderamente llena de amor, no es piedad sino respeto.
Los niños que ustedes ven padeciendo hambre en la televisión son todas almas diferentes que han hecho elecciones, que tienen una larga historia detrás de ellos, de la cual el fragmento que ustedes ven en la televisión es solo una pieza del rompecabezas. No estoy tratando constantemente de justificar su sufrimiento, el tema es que hay una profundidad en eso, una dimensión detrás del sufrimiento, con la que ustedes no están actuando justamente con su enfado. Su respuesta de indignación es demasiado corta de vista.

Más aún, me gustaría decirles algo acerca de este infame ‘no hacer nada’.
A ti en particular yo realmente te recomendaría literalmente ¡no hacer nada por un tiempo! (risas).
Pero en general, quisiera decir esto con respecto al ‘no hacer’. Lo que quisiera invitarlos a hacer es: conectarse con el flujo de su intuición, y sentir qué ritmo de acción se siente correcto para ustedes ahora. Ese ritmo con frecuencia es mucho más tranquilo de lo que ustedes piensan que quieren.
Al estar sintonizados con este flujo interior (la voz del silencio) la sincronicidad entra en juego: ustedes sólo actúan cuando se sienten obligados por su intuición y todo sucede de un modo suave y flexible; sin resistencia.

Este flujo es en esencia la conciencia Crística, aquella a la cual Gerrit se refirió como el silencio en su ser fuera del tiempo, del espacio y de la dualidad. (Ver el ejercicio más abajo).

Cuando ustedes sintonizan con ella en su ir y venir diario, ustedes hacen mucho menos.
Las cosas van a estar mucho menos atareadas y abarrotadas en su cabeza, en sus emociones, y también físicamente: en lo que ustedes hagan.
Entonces ustedes están siguiendo el ritmo natural de su ser y eso crea tranquilidad.

Sin embargo, algunos de ustedes son tan adictos a ‘hacer’, que ‘no hacer’ les crea tensión. Es entonces importante examinar aquellas tensiones porque, en realidad, hay miedos que yacen en la raíz de ellas. Estos asomarán cuando ustedes ‘no hagan nada’. Antes de que ustedes puedan realmente estar a tono con su flujo interior, emergerán emociones bastante intensas, que tendrán que ser plenamente abrazadas por su conciencia antes de que se puedan disolver.

l
En este momento yo tengo una paciente que está tan desesperada que tiene la intención de suicidarse. ¿Debería yo entonces respetarla tanto que debería decirle: está bien, es tu elección?

Tú deberías saber que tu amor, donde el amor significa: permitirle a ella ser completamente libre en su elección, puede levarla a un punto de cambio.
La energía de querer cambiar y querer mostrar otro camino, de querer llevar a alguien a un cambio de pensamiento, siempre genera resistencia, siempre.
En efecto, tú entonces le dices a alguien: tú no estás bien en el camino en que estás. Yo te amo, realmente, pero…
La energía del amor incondicional, donde nada tiene que ser hecho y todo es permitido ser, puede de hecho invitar a alguien a tomar un paso hacia delante, a liberar un cierto temor.

Y entonces, respondiendo a tu pregunta, te digo: sí, libera.
Tú no te das cuenta que al liberar, estás dando mucho.
Tú no te liberas de la otra persona, sino de tus deseos, de tu esperanza, de tus ideas acerca de lo que está bien para el otro.
Lo que le das al otro al soltar estar cosas es algo asombroso.
Es amor.

Ejercicios de meditación

Previo a la canalización, dos ejercicios fueron hechos por Gerrit, a manera de introducir al tema de la canalización y como un medio para investigar alguno de los temas hablados a un nivel interior más profundo, no verbal.

Ejercicio 1

Siéntense o acuéstense en una posición confortable. Relajen los músculos de su cuerpo. Dirijan su conciencia a los músculos de sus hombros y cuello, y liberen toda la tensión que hay ahí. Hagan lo mismo con los músculos de su abdomen, de sus brazos y de sus piernas.
Luego presten atención a sus pies y sientan su conexión con la tierra. Sientan cómo la tierra los transporta y les da quietud cuando ustedes lo necesitan.
Hagan un par de inspiraciones lentas desde su abdomen.

Luego dejen que su conciencia vaya a un momento o período en su vida en el que se sintieron muy mal. ¿Qué situación surge primero? Vayan ahí. Piensen nuevamente en esa etapa, donde se sintieron realmente infelices y desesperados. Sientan otra vez cómo fue, cómo se sintieron por dentro en aquel tiempo.

Y luego vayan a la energía de la solución. Pregúntense en este momento: ¿cómo conseguí salir de eso? ¿Qué fue lo que más me ayudó? Puede ser algo que haya venido de alguien más, o simplemente desde su interior. ¿Cómo salieron de su punto más bajo? Nombren la energía que más los ayudó.

Luego dirijan su atención nuevamente a sus pies, a su respiración, y vengan totalmente de regreso al ahora.

Ejercicio 2

Siéntense o acuéstense en una posición confortable. Relajen los músculos de su cuerpo. Dirijan su conciencia a los músculos de los hombros y del cuello, y liberen toda la tensión que hay ahí. Hagan lo mismo con los músculos de su abdomen, de sus brazos y de sus piernas.
Luego presten atención a sus pies y sientan su conexión con la tierra. Sientan cómo la tierra los transporta y les da quietud cuando ustedes lo necesitan.
Hagan un par de inspiraciones lentas desde su abdomen.

Revoquen en su memoria a alguien de su entorno directo, alguien con quien ustedes estén encariñados y en quien ustedes estén muy interesados. Alguien cuyo bienestar esté realmente cerca de su corazón. Podría ser su pareja o hijo, o un colega o un amigo. Dejen que esa persona aparezca ante ustedes en su imaginación, y realmente admitan su presencia. Luego pregunten: “¿qué necesitas de mí?” o “¿cómo puedo ayudarte de la mejor manera?” Hagan esta pregunta, luego sólo escuchen. Escuchen lo que el otro les está diciendo o dejando que ustedes sientan. Sólo déjenlo venir a ustedes.

Luego dirijan su atención nuevamente a sus pies, a su respiración, y vengan totalmente de regreso al ahora.

El propósito de estos ejercicios es tomar conciencia de lo que es verdaderamente útil en una situación de crisis o dolor emocional. Esto puede ser bastante diferente de lo que podrían pensar que es útil (tanto para ustedes como para otro).

Información extraída de Pamela Kribbe. (Gracias)

No hay comentarios: